Diseño Global

Es el estudio o análisis de las múltiples variantes a considerar para lograr mayor aceptación del público objetivo al introducir un producto o marca a una comunidad.

 
La globalización brinda una gran oportunidad de negocio, siempre y cuando se tome en cuenta la adaptación del producto o servicio a la comunidad a la que ingresa. Para ello es necesario un conocimiento integral del consumidor final: sus costumbres y preferencias, su contexto actual y leyes locales, e incluso su idioma. Al tomar en cuenta todos estos factores se ampliará la capacidad de crecimiento hacia cualquier cultura, sin dejar jamás de observar los resultados.
 
Adaptar los contenidos e interfaces según las necesidades de cada comunidad o país es un factor de éxito al que las compañías multinacionales deben prestar la mayor atención.