Diseño Web


El diseño de interfaces para aplicaciones Web se ocupa de facilitar al usuario cualquier tipo de actividad que se lleve a cabo vía browser.

Internet es una de las tecnologías que más ha impulsado el concepto de “interacción”, y se ha convertido en lo que es hoy, gracias a la cada vez más grande diversidad de aplicaciones que se pueden desarrollar a través de él vía browser (navegador). Ejemplos sencillos de esto son el e-mail, así como los sitios a través de los cuales se pueden hacer compras y otros tipos de transacciones. Sabemos que en la actualidad se puede implementar en Internet prácticamente cualquier proceso que implique un intercambio de información o datos, de manera segura y rápida.

El único reto para que las aplicaciones sean exitosas y hasta redituables dentro de un negocio es que sean operables (que funcionen bien) y que la gente las encuentre fáciles de usar, aún sin saber de tecnología. Es en este punto donde el diseño de interfaces encuentra una utilidad determinante para el web: logrando que sus diferentes aplicaciones, aún perteneciendo a una tecnología que cambia prácticamente día a día, mantengan una facilidad de acceso, de comprensión y de uso por parte del usuario, para así ser aprovechadas.